Nunca antes en plena inmediatez de un canal como Internet y de la presión de un mercado cambiante, tener un guión ha sido tan esencial.

Cuando estas en el lanzamiento de una marca, producto o empresa, cuando has tenido una buena idea y necesitas encontrar público o mejor dicho clientes, la sensación que ha de dar un gran salto y meterte en medio de un gran mercado a dar gritos (* es una metáfora)

Lo más importante es obvio la estrategia, pero también la gestión de organizar como y lo que tienes que decir.

Antes apenas hace dos décadas con la irrupción del canal virtual, tener una web o un catálogo virtual, más tarde estar en todas las plataformas era poco menos que obligado.

Hoy ese micro-cosmos que ya aporta un información de mercado al mercado, y de donde se nutren los mismos sectores y actores de la división del pastel que te interesa, antes de todo eso, hay que pensar, reflexionar y tener un plan.

¿Y que Plan?

Seguro es la consiguiente pregunta, pues el que más te interese a ti, y por ti entiendo tus medios, tus valores, tus capacidades y tu proyecto. En el pack se incluye lo tangible y lo intangible, lo que se define hoy, pero sobretodo lo que se debe programar para mañana. Porque la inmediatez del medio, lo que si supone es una continuidad, una alimentación constante de contenido, y una fidelización de que quien hoy te vea, te quiera ver mañana o en el momento que tome la decisión de necesitarte.

(seguiré mañana, hoy ya no tengo tiempo)