El gran valor de una marca es que sea reconocida, el gran valor de una marca es que dure en el tiempo. Su magia es que generación tras generación haga suya su esencia, la entienda, la respete…un proyecto empresarial siempre tiene historia y Panchito es un ejemplo único de esos casos donde la innovación funciona porque tiene ALMA. No hemos cambiado su esencia, nos hemos vuelto a poner el sombrero porque cuando algo tiene sentido lomejor que se puede hacer es alzarlo y continuar. Gracias PANCHITO